PLAGAS Y ENFERMEDADES DE LA VID

PLAGAS

Cochinillas

Hay muchas especies de lo que se conoce comúnmente como Cochinillas. Todas ellas se caracterizan por tener una especie de escudo protector de colores y consistencias variadas.

Se fijan en hojas, ramas y frutos, alimentándose al clavar su pico chupador de savia del vegetal, provocando hojas descoloridas, amarillentas y su posterior caída.

Parte de la savia que toman la excretan como líquido azucarado brillante (melaza) sobre el que se asienta el hongo Negrilla.

Control:

Poda las ramas que estén muy afectadas y pulveriza con un insecticida anticochinillas.

Es muy importante tratar cuando haya el mayor número de larvas, ya que de ello depende más del 90% de la eficacia del tratamiento.

 

Pulgones

Los pulgones o Áfidos clavan su pico chupador y absorben savia, deformando hojas y brotes, que se enrollan. Aparece también el hongo Negrilla, de color negro, sobre la melaza que excretan los pulgones, y hormigas que cuidan a éstos.

Hay pulgones de diferentes colores.

Si el ataque es débil, corta las hojas y brotes dañados y dale una ducha con agua jabonosa. Si no, aplica un insecticida antipulgón.

 

Trips

Estos pequeños insectos miden unos milímetros.

Pican las hojas, provocando un color plateado o decoloraciones que luego se secan y caen.

No suelen ser importante en árboles, pero a veces es necesario tratar.

 

Araña roja (Tetranychus urticae)

Son unas arañitas (ácaros) de color rojo que apenas se ven a simple vista. Se asientan sobre todo en el envés; si se mira muy de cerca o con lupa, se ven.

En el envés, finísimas telarañas con pequeños ácaros de color rojo.

Aparecen cuando el ambiente es seco y cálido, por lo que se debe vigilar sobre todo en verano. En ambiente húmedo no se desarrolla, por lo que es muy bueno pulverizar con agua sola.

La Araña roja provoca un aspecto amarillento y puntitos amarillos o pardos; luego se abarquillan, se desecan y caen. A veces se aprecian finas telarañas. Plaga típica de verano por calor y sequedad.

Es el ácaro más polífago (herbáceas, árboles, ornamentales). Ataca a cítricos, frutales y vides.

El daño más corriente son las punteaduras decoloradas y mates (Trips no son mate).

En naranjo y vid da manchas y detrás está la población.

Control:

- Elimina las malas hierbas de la parcela porque se refugian ahí.

- Cuidado con el exceso de abono nitrogenado que favorece esta plaga.

- La eficacia de los depredadores naturales es baja por lo que hay que acudir a tratamientos químicos.

- Para evitar que se creen resistencias a los pesticidas, no tratar preventivamente, sino cuando se vea la plaga, y alternar las materias activas.

- Los aceites minerales que se aplican para el control de cochinilla tienen efectos sobre Araña roja.

- Los tratamientos invernales con Aceite amarillo o DNOC son muy eficaces contra los ácaros invernantes. Si no se quieren utilizar estos productos por lo molesto de su aplicación (las manchas son muy persistentes y no se van con jabón o detergente hasta pasados varios días) se puede tratar con: Clorpirifos, Diazinon, Dimetoato, Etil-azinfos, Paration, Fenitrotion, Fention, Fentoato...

- Amblyseius californicus es un enemigo natural abundante en Almería de gran capacidad depredadora. Existen preparados biológicos para el control de Araña roja a base de ácaros fitoseidos, como son el Phytoseiulus persimilis y Amblyseius californicus que comen huevos, larvas y adultos.

- En el cultivo de la vid, en las zonas donde siempre haya, habrá que vigilar su evolución, mirando si hay huevos en la base de los pulgares y junto a las yemas. Cuando alcancen el 25 % de las yemas o el 50% de los pulgares, hacer un tratamiento con Aceite de verano + metil paration.

 

Nematodos (Meloidogyne, Heterodera, Ditylenchus...)

Los Nematodos son unos gusanitos microscópicos de unos 0,2 milímetros que se introducen en las raíces para alimentarse de ellas. Cuando su número es elevado pueden llegar a matar a la planta.

No es fácil saber si una planta está siendo atacada por Nematodos, porque los síntomas son idénticos al exceso de agua, sequía, falta de nutrientes, etc., es decir, hojas color verde pálido o amarillo, menor crecimiento y marchitamiento.

Cuando se trata del género Meloydogine (el más frecuente), si se extraen las raíces del suelo, se observan unos bultos o nódulos típicos.

La prevención consiste en la desinfección de los suelos y substratos. Si el ataque es en maceta, poco se puede hacer: arrancar las plantas afectadas y quémalo todo, incluido el substrato. Si la infección está en el suelo del jardín, hay nematicidas, pero el control es difícil.

 

Pájaros o aves

Herrerillos y pinzones dañan los brotes de frutos (yemas de flor). Es un daño que puede ser importante.

Estorninos comen frutos y uvas.

Marcas de picoteo en frutos de árbol maduras que se pueden pudrir.

Control:

- Lo más eficaz es proteger con redes o mallas finas. Cubre con redes durante la época de fructificación.

- Los mejores racimos la uva de la parra se protegen de los pájaros con conos del papel de estraza, dejando algunos al descubierto para que se centren en ellos los pájaros y no piquen a los otros.

- Los productos repelentes se deben repetir con frecuencia para mantener su eficacia.

- El clásico muñeco espantapájaros pero cambiándolo de sitio regularmente y con una bolsa en lugar de mano.

- Una cinta de vídeo vieja, desenrollada y atada por el jardín funciona pero durante unos días.

- Unos CD's de música colgados producen reflejos que los espantan, pero lo mismo, durante unos días.

- Tiras de papel de aluminio. Eficaz sólo al principio.

 

Avispas

Se alimentan de insectos y arañas, pero en muchos casos llegan a dañar los frutos al ir en busca de sustancias azucaradas, por ejemplo, uvas, peras, ciruelas, manzanas e higos.

Al género Megachile pertenecen unas abejas dañinas a los vegetales, ya que construyen sus nidos con trozos de hojas que cortan, sobre todo de plantas pertenecientes a las familias de las Rosáceas.

Son agresivas para defenderse o para defender al panal.

Si la avispa pica al hombre o a un animal no muere por ello (como la abeja), ya que tiene el estilete liso, por lo que puede picar varias veces seguidas. Su picadura es más dolorosa que la de la abeja y puede llegar a causar la muerte a personas sensibles.

Control:

Pulverizar con insecticida derribante y localiza y destruye los nidos de avispas.

 

Polilla del racimo (Lobesia botrana)

Las Polillas del racimo constituyen la principal plaga en la vid.

Se trata de una mariposilla de 12 milímetros. Las larvas miden igual.

Crisalida en un capullo blanco y así pasa el invierno, en la corteza de la cepa. Aparecen los adultos en primavera y hacen la puesta (50-80 huevos). Tienen 2 ó 3 generaciones según el clima.

La primera generación come flores. No es un daño importante porque tiene muchas flores. Las siguientes generaciones comen frutos; aquí está el mal. Además provoca pudriciones por Botrytis que aprovecha las heridas que hace en las uvas para infectar.

Control:

Clorpirifos, Diazinon, Bacillus thuringiensis... hay muchos productos.

Se está empleando con éxito el confusionismo sexual con feromonas.

El confusionismo sexual es eficaz porque reduce la población de larvas hasta niveles soportables sin tener que realizar tratamientos.

Disminuye el número de tratamientos insecticidas.

Respeta el medio ambiente y a la fauna auxiliar.

Ahorra en mano de obra.

Cuando se colocan difusores de feromonas en una viña, se crea una nube de olor que impiden el encuentro con los machos, impidiendo el apareamiento y logrando, por tanto, disminuir la población.

 

Erinosis de la vid (Colomerus viti, Eriophyes vitis) 

Ácaro eriófido de 0,1-0,3 milímetros.

Producen unos abultamientos más oscuros en el haz de las hojas de vid. En el envés de esos abultamientos, en principio son blancas y luego se van oxidando.

Los síntomas son fácilmente reconocibles: en hojas, abultamientos o agallas. 7 generaciones anuales.

Lucha: en vegetación se puede azufraar con azufre mojable o en espolvoreo, o recurrir a acaricidas específicos.

 

Filoxera (Phylloxera vastatrix)

Esta plaga ha sido la más importante del viñedo; hoy no.

Ocasionada por un pequeñísimo insecto de 1 milímetro de largo, que vive sobre las raíces de la vid, de las que absorve la savia.

Destruyó totalmente los viñedos de Europa en la 2ª mitad del siglo XIX, apareciendo el primer foco en España, concretamente en Málaga en 1876. Solamente quedaba vivoo la mitad de los viñedos en 1906.

Los síntomas son depresión vegetativa, hojas que amarillean y la planta termina muriendo.

El único remedio eficaz es injertar las variedades europeas sobre variedades americanas cuyas raíces son mucho más resistentes a este insecto. Hoy en día es la manera con la que se controla.

 

Coquillo o Altica (Haltica ampelophaga)

Es un pequeño escarabajo de color verde metalizado y de unos 4 milímetros de longitud.

Con la llegada de la primavera, roe las hojas por la parte inferior, respetando la epidermis del haz por lo que toman un aspecto característico de encaje. Tiene 3 generaciones anuales.

Tratamientos con malation o carbaril en el momento oportuno, que debe ser cuando han nacido las larvas.

 

Cigarrero de la vid (Byctiscus betulae)

Es un pequeñísimo curculiónido de color azul o verdedorado.

Se alimenta de yemas y parénquima del haz de las hojas.

Hacia junio (Hemisferio Norte), la hembra pliega una hoja en forma de cigarro, poniendo en su interior huevos.

Sus daños carecen de importancia económica, salvo en caso de gran densidad de población.

 

Piral de la vid (Sparganothis pilleriana)

Es una mariposilla cuyas larvas son rosas y de cabeza negra.

Las larvas en primavera, empiezan a devorar brotes tiernos y después las hojas. Cuando alcanza su máximo desarrollo (2 centímetros) crisalidan y salen mariposas. Tiene 1 generación al año.

 

Melazo o Cotonet

Daños en parrales.

Pulverizar la cepa con Aceite de verano + metilparation, al momento de salir las primeras hojas.

Los siguientes insecticidas tienen acción contra polillas, melazo, mosquito verde y trips (estos 2 últimos están adquiriendo en algunas zonas cierta importancia): clorpirifos, metidation, metil azinfos, metil paration.

 

 

 

 

ENFERMEDADES

Oidio en la Vid (Uncinula necator)

El hongo se desarrolla sobre hojas, brotes y frutos, apreciándose en ellos las típicas manchas harinosas blancas. Los daños más importantes son los causados a los frutos.

Requiere alta humedad para infectar, pero no agua líquida. Primavera es ideal para ello. La borra puede cubrir hojas, racimos o ramas y provoca deformaciones, abarquillamiento de hojas y rajado de uvas.

El inóculo llega por el viento y penetra por los estomas de la hojas. Puede producir daños importantes en granos pequeños (guisante).

Control:

Al ser esta enfermedad de desarrollo externo, se puede combatir una vez que aparece (el Mildiu sólo puede prevenirse).

En aquellos sitios donde la enfermedad no sea crónica, se puede esperar hasta que veamos los primeros síntomas y tratar con azufre (en pulverización o espolvoreo).

El producto más utilizado es Azufre, el histórico preventivo y de control en las primeras fases de desarrollo de la enfermedad. Es barato y además frena a los ácaros. Dinocap se usa mucho menos eficaz.

No tratar con Azufre con temperaturas superiores a los 32ºC puesto que se pueden producir quemaduras en las hojas. Aplicar el azufre a primeras horas de la mañana o últimas de la tarde, para evitar quemaduras que pueden darse con temperaturas altas.

Como norma general, habrá de tenerse en cuenta que el azufrado se hará después del tratamiento con Caldo bordelés (sulfatado) y no antes, para evitar quemaduras. Debe hacerse en espolvoreo.

Se pueden utilizar otros productos sistémicos como penconazol, fenarimol, triforina y muchos más; o aplicarlos en zonas endémicas, donde es previsible la presencia del hongo.

 

Mildiu de la vid (Plasmopara viticola) 

Ataca sobre todo a hojas.

En primavera aparece la típica mancha aceitosa en el haz de la hoja, verde apagado amarillenta y por el envés, coincidiendo con ella, una borra algodonosa. Las hojas terminan secándose.

En otoño, en hojas envejecidas puede aparecer síntomas de mosaico.

En racimos puede aparecer borra o micelio algodonoso en granos pequeños y podredumbre seca en racimos más desarrollados en algunas uvas (la piel se arruga y se pone marrón).

El inóculo permanece en hojas caídas en otoño y se activa en primavera. La enfermedad se transmite por salpiqueo de lluvia y penetra por los estomas de las hojas.

Control:

Lo importante es realizar el tratamiento en la época adecuada. Cuidado con los calendarios que pueden hacer totalmente ineficaces los tratamientos.

El hongo necesita humedad y temperatura entre 15 y 25ºC para su desarrollo, por lo que las lluvias, nieblas o rocíos seguidos por días calurosos son las condiciones óptimas. Realiza tratamientos cuando las condiciones climáticas del año, sobre todo en los momentos más susceptibles al ataque del hongo, que son:

1- Cuando los racimos se hacen visibles, teniendo la mayoría de los brotes una longitud de 5 a 10 centímetros.

2- Al comienzo de la floración.

3- Cuando los granos tienen el tamaño de un guisante (también ataca a fruto).

Al inicio de la brotación primaveral usar tratamiento preventivo. Cobre solo o con Dictiocarbamatos. Se dan hasta 6-8 tratamientos contra Mildiu, sobre todo en primavera.

Pulverizaciones preventivas con Caldo bordelés, oxicloruro de cobre o dictiocarbamatos (captan, zineb, mancozeb, etc.).

Se pueden dar 3-4 tratamientos preventivos con Cobre y cuando haya condiciones favorables se pasa a otros productos:

- Penetrantes: máximo 24 horas después de producirse las condiciones favorables, por ejemplo, la lluvia. Cimoxanilo, Clortalonil y otros.

- Sistémicos: entre las 24 y 72 de producirse la lluvia, máximo 72 horas (2 días) después de producirse las condiciones ideales. Metalaxil, Fosetil-Al.

 

Botritis o Podredumbre gris de las uvas (Botrytis cinerea)

Ataca fundamentalmente a racimos próximos a la maduración. Los granos quedan recubiertos con un micelio del hongo, de color grisáceo y se secan. Se propaga la enfermedad por contacto. También ataca hongos saprofitos tipo Penicillium, que tienen un micelio verde azulado.

Las condiciones óptimas para su desarrollo son 25ºC y 75% de humedad.

El hongo Botritis para infectar necesita heridas en la uva. Estas heridas las pueden producir plagas como la Polilla del racimo, granizo o lluvias muy fuertes.

El síntoma es una borra (micelio del hongo) muy abundante en las uvas de color gris oscuro y se pudren. Se va corriendo por el racimo con facilidad.

El inóculo se conserva en las ramas y se activa con 18ºC y bastante humedad.

Control:

La lucha no es fácil porque es un hongo interno.

Indirectamente controlando la Polilla del racimo.

Benzimidazoles o específicos para Botrytis como Procimidona o Vinclozolina.

En zonas endémicas (en la Península no son frecuentes) cabría realizar tratamientos preventivos a base de Benomilo, Carbendazima, Clortalonil, Vinclozolina, Folpet, etc.

 

Yesca (Stereum necator)

Es una enfermedad fúngica caracterizada por la desecación repentina, en pleno verano, de cepas que unos días antes tenían una vegetación exuberante (un brazo que se seca o toda la cepa).

Se presenta en cepas viejas y en las que han sufrido grandes cortes de poda. 

Tratamientos difíciles.

 

Eutipiosis o Eutipia (Eutypa lata)

Hongo de reciente aparición que está causando importantes daños.

Ataca todos los órganos verdes de la vid. Las hojas son más pequeñas y deformadas, cloróticas y con necrosis en los bordes.

Decaimiento de los brotes, con brotaciones raquíticas y tallos débiles con entrenudos cortos.

Corrimiento de los racimos que pueden incluso abortarse.

En los pulgares o brazos de la cepa se observan lesiones negruzcas con necrosis de las zonas atacadas.

El tratamiento, de tipo preventivo, consistirán en la poda y quema posterior de todos los sarmientos y brazos atacados, al igual que todas las cepas muertas. Pintar las heridas de poda con una brocha aplicando Carbendazima en pasta, Metil tiofanato o Triadimefon en pasta.

 

Podredumbre blanca de las raíces (Armillaria mellea y Rosellinia necatrix)

Son hongos muy polífagos. Puede afectar todos los frutales, cítricos, olivo, vid, algarrobos y también árboles forestales (pinos, chopos, etc.) y ornamentales.

Las raíces se pudren y sobre su corteza se observa un micelio blancuzco que más tarde se vuelve parduzco y casi negro.

Acarrea la muerte del árbol y de todos los que se planten en su lugar.

La identificación es complicada, ya que los síntomas que producen (clorosis general, debilitamiento) se pueden confundir con otros problemas de raíces como vertido de detergentes, combustibles, aceites, productos fitosanitarios, daños por obras, compactación del suelo, sequía, escolítidos, nematodos, etc..

El hongo Armillaria mellea suele atacar a árboles débiles o decrépitos.

Se empieza a marchitar como si faltara agua y finalmente se secan del todo. Raíces y cuello podridos. En los pies muertos, donde la infección es muy antigua (varios años), aparecen durante el otoño setas del hongol.

Control:

Cuando se ha comprobado la existencia de la enfermedad conviene arrancar los árboles afectados. Se transmite fácilmente a los contiguos a través de las raíces.

Lo mejor es prevenir:

- Mantener los árboles fuertes y bien cuidados.

- Favorecer el drenaje que evite los encharcamientos.

- Regar poco en suelos arcillosos y compactos (especialmente con Césped, peligro).

- Eliminar del suelo tocones, raíces y otros restos de los árboles muertos.

- Dejar el suelo varios años sin plantar para que vayan muriendo. El terreno debe dejarse aireado todo lo posible y utilizar un producto desinfectante, aunque esto no es totalmente eficaz, ya que el hongo puede formar esclerocios resistentes varios años. Sacar todas las raíces posibles y no replantar porque morirían a los 2 ó 3 años.

 

Negrilla

Pulgones, Cochinillas y Moscas blancas excretan una sustancia azucarada sobre la que se asienta este hongo llamado comúnmente Negrilla o Mangla.

Se observa como un polvo negro seco en hojas y frutos. Deprecia los frutos y afecta al vigor de la planta.

Por ejemplo, en olivo, va junto a la Cochinilla del olivo (Saissetia oleae).

Normalmente no se trata directamente. Si se eliminan los insectos anteriores y no aparecerá.

Se podrían usar caldos cúpricos y más especifícamente, zineb, pero no se suelen usar.

 

Tumores o Agallas del cuello (Agrobacterium tumefaciens) 

El Tumor del cuello es una enfermedad provocada por la bacteria Agrobacterium tumefaciens.

La Agalla del cuello ataca a todos los frutales, vid, árboles ornamentales y forestales.

Ataca sobre toda a árboles muy jóvenes en vivero o en los primero años de plantación.

El síntomas son unas agallas o bultos en la zona del cuello (la parte que separa el tallo de las raíces) que impide la circulación de savia y por tanto, la planta muere a los 2-3 años.

Precisa una herida para entrar y es, por ejemplo, en vivero, al hacer los injertos donde se producen infecciones.

Control:

- Lo único eficaz es prevenir.

- Elegir plantas sanas en vivero.

- Mantener los árboles sanos y fuertes.

- Que no se produzcan heridas por donde puedan entrar las bacterias (poda, rotura de ramas, grietas por el frío, por insectos, etc.).

- Destruir las plantas muy afectadas.

- El tratamiento con productos bactericidas es poco eficaz. Se recurre a él en casos especiales.

- En vivero, para protegerlos, se sumergen los plantones en el K-84, una cepa de Agrobacterium que lo combate (lucha biológica).

 

Virosis (virus)

Todas las plantas pueden sufrir infecciones de virus.

Síntomas de virosis

Los síntomas de virosis son muy diversos y difíciles de diagnosticar, ya que se confunden con otras patologías y trastornos como desórdenes nutricionales, daños por insectos, bacterias y hongos. La determinación precisa es de laboratorio.

Control:

- Las virosis en vegetales no se pueden curar, por tanto, sólo se puede prevenir.

- Compra plantas libres de virus. Por ejemplo, en cítricos es necesario que lleven una etiqueta identificativa de que es planta producida libre de virus.

- Limpia y desinfecta después de podar las herramientas de corte.

- Controla insectos vectores mediante tratamientos. Pulgones, Mosca blanca y Trips suelen ser los principales transmisores de los virus de una planta a otra.

- No cojas esquejes o injertos de plantas enfermas porque presentarán la enfermedad.

- Elimina las plantas enfermas y sospechosas incinerándolas.

Diversas virosis, por ejemplo, la del Entrenudo corto.

Lo típico de las virosis es que los síntomas aparecen súbitamente en cepas hasta entonces totalmente sanas, pudiendo desaparecer también de forma rápida y brusca.

 

 

www.articulos.infojardin.com